Las instituciones laborales en Colombia - page 113

111
La experiencia colombiana
la beneficencia pública, suplantándola por un sistema en el
que participarían trabajadores, patronos y estado. La Junta
de Vocales estimó que al ratificar la convención internacional
sobre seguro obligatorio se estarían respaldando iniciativas
ya planteadas en Colombia desde mediados de la década.
53
La Conferencia de Ginebra de 1928 aprobó una conven-
ción sobre el establecimiento de métodos para la fijación del
salario mínimo de los trabajadores en la industria y el comer-
cio. Los vocales se orientaron por la definición del conde de
Mun, pensador social del siglo
xix
citado más arriba, según la
cual, el mínimo se refiere “a la remuneración necesaria a un
trabajador para vivir en la región que habita y en la profesión
que ejerce”. Según los vocales, el establecimiento de un sala-
rio mínimo erradicaría el
salario de hambre
que, según ellos,
“no es otra cosa que la explotación inmisericorde del hombre
por el hombre”.
54
Y, en consecuencia, afirman:
“[…] somos partidarios en principio del estable-
cimiento por la ley del salario mínimo, pero dadas las
condiciones de nuestro país, formado por un extenso
territorio, muy variado, heterogéneo por sus aspectos
geográficos, de clima, de costumbres, de raza, etc.,
53 La Junta recuerda que en el mismo año de 1929 el Gobierno había presentado al
Congreso un proyecto de ley sobre el seguro en general que incluía el seguro obli-
gatorio por enfermedad. Ministerio de Industrias,
Boletín de la Oficina General del
Trabajo
, 1929, p. 104
54 Según la Junta de Vocales: “Nos hemos referido a los jornales de diez, veinte y treinta
centavos que se paga a los trabajadores de las tierras en ciertas regiones del país, y a
la remuneración que muchas empresas industriales otorgan a sus obreros, especial-
mente las mujeres. Contra estos salarios protesta la misma naturaleza humana, ya
que es imposible prácticamente que un hombre pueda con diez o veinte centavos de
jornal atender a las más insignificantes necesidades propias, y menos aun a las de su
familia”.
Ibid
., p. 112.
SEO Version

Warning.

You are currently viewing the SEO version of !text.
It has a number of design and functionality limitations.


We recommend viewing the Flash version or the basic HTML version of this publication.

1...,103,104,105,106,107,108,109,110,111,112 114,115,116,117,118,119,120,121,122,123,...220
Powered by: FlippingBook Demo