Las instituciones laborales en Colombia - page 118

Las instituciones laborales en Colombia
116
propio, estableció controles cambiarios y comerciales, y dio
paso a políticas fiscales y monetarias expansionistas.
En el caso de Colombia, las políticas expansionistas apli-
cadas desde 1932 remolcaron la demanda agregada, de modo
que el crecimiento retornó ese mismo año, y la economía pudo
abandonar el estado de deflación en el cual permaneció du-
rante cuatro años (tabla 5). La intervención del Estado se hizo
evidente en diferentes áreas de la economía. En este contex-
to la agenda de reformas laborales tuvo puesto destacado. Al
igual que en otros países, especialmente de América Latina,
el tema laboral había sido objeto de estudio y controversia de
parte de juristas, autoridades ejecutivas y cuerpos legislativos
sin lograr su expedición legal. El de 1930 fue un año de tran-
sición política de lo que se llamó la hegemonía conservadora
a lo que no tardaría en llamarse hegemonía liberal. Sería bajo
el predominio de esta última que la agenda laboral alcanzaría
notorio cumplimiento.
56
El ministro de Industrias José An-
tonio Montalvo, conservador, quien fuera abanderado de la
56 Sobre la colaboración bipartidista en la primera mitad de los treinta, Carlos Lleras
Restrepo dejó la siguiente constancia en 1946: “Casi sobra advertir que la obra del
régimen liberal no es sólo de liberales. A ella prestaron su colaboración, en muchos
casos decisiva, miembros de otros partidos, en el Gobierno y en el Congreso, desde
las directivas de ciertas entidades semipúblicas. ¿Quién podría, por ejemplo, desco-
nocer la eficaz labor de Esteban Jaramillo en el Ministerio de Hacienda de la admi-
nistración Olaya y en el Comité Nacional de Cafeteros; las intervenciones de Félix
García Ramírez con respecto al problema de los deudores; lo que Mariano Ospina
Pérez hizo por el crédito agrario y por la organización de los Almacenes de Depósi-
to; la parte que corresponde a Aquilino Villegas en las leyes de protección aduanera;
la ordenada gestión fiscal de Francisco de Paula Pérez en lo más duro de la crisis; la
ayuda y el consejo insuperables de Luis Ángel Arango; el trabajo metódico y eficaz de
Julio Caro y de Alfredo García Cadena? El justo reconocimiento de lo mucho que a
estos ilustres colombianos corresponde en la gran empresa de nuestro progreso eco-
nómico en nada amengua el mérito que cabe al partido que llevó la responsabilidad
del Gobierno”. Lleras Restrepo, 1946, p. 10.
SEO Version

Warning.

You are currently viewing the SEO version of !text.
It has a number of design and functionality limitations.


We recommend viewing the Flash version or the basic HTML version of this publication.

1...,108,109,110,111,112,113,114,115,116,117 119,120,121,122,123,124,125,126,127,128,...220
Powered by: FlippingBook Demo